WeSay Magazine
lunes 17 de diciembre de 2018

7 consejos para hablar en público mejor que Obama

Por Verónica Arosemena

Ok, quizás estoy exagerando con el título. Después de todo, Obama debe ser uno de los mejores comunicadores de los últimos tiempos. Pero podemos intentarlo, especialmente si ponemos en práctica estos 7 consejos para hablar en público y no morir en el intento:

 
1. No pretendas eliminar tus nervios en un 100%: ¡No eres un robot! Eres humano, y los nervios son parte natural de hacer algo importante. La expectativa de no tener ningún tipo de reacción ante hablar en público no es realista y te pondrás aún más ansioso al no conseguirlo. Mejor te recomiendo seguir los consejos de este vídeo.
 
2. Define el objetivo de tu presentación desde el momento de empezar a crearla. Mientras más claro tengas el resultado que quieres obtener, más fácil será construir tu mensaje en torno a esa motivación y no andar por las ramas.
 
3. Aporta algo que sea valioso para tu público. Es la mejor forma de capturar su interés y atención. No importa si estás hablando frente a cinco, treinta o cien personas, nunca olvides que la audiencia es la protagonista, no tú. Piensa en lo que a ellos les importa saber.

4. Recuerda que no solo es lo que dices, es cómo lo dices. Dejaré que los números hablen por mí: al comunicarnos el lenguaje corporal representa el 55% de la comunicación. El tono de nuestra voz, aporta un 38%. Mientras que el discurso, lo que decimos con palabras, representa solo el 7%. ¡Solo el 7%! ¿Qué tiene más peso entonces?
 
5. Si quieres lograr que tu público te escuche durante una cantidad extensa de tiempo, interactúa con ellos. Si logras que tu audiencia se sienta parte de tu presentación, será más dinámica y conseguirás que no se distraigan de tu mensaje.
 
6. La práctica hace al maestro. Mientras más inmerso estés en tu presentación, mayor será tu confianza al momento de presentarla. Repasa tu presentación frente al espejo, grábate, y hasta recluta a gente en tu casa para que te vean practicar. Pero cuidado con memorizar palabra por palabra, aunque a ciertas personas les resulte, para la mayoría esa técnica memorista no es ideal. 
 
7. No te tomes todo tan en serio. Ya sé, ya sé...es algo importante del trabajo, o de tu carrera y sientes que te juegas la vida. Pero el problema está en que mientras más expectativas y seriedad le pongas a tu presentación, más nervioso estarás y menos naturalidad tendrá tu desenvolvimiento en el escenario. Intenta divertirte y verlo desde una perspectiva de aprendizaje y crecimiento. Con el tiempo, empezarás no solo a dejar de tenerle miedo a hablar en público, sino a disfrutarlo de verdad.