WeSay Magazine
lunes 15 de octubre de 2018

La Sensei Emiko Arimidzu, condecorada

En un acto íntimo en el Centro Cultural Kirchner, la sensei Emiko Arimidzu de 86 años, recibió en nombre del S.M. el Emperador del Japón, de la mano del Embajador D. Noriteru Fukushima, la Orden del Sol Naciente Rayos de Oro y Plata.

Emocionada, agradeció a todos los presentes, en especial a su familia y explicó cómo el Chado es una práctica que nos ayuda a comprender lo que es de importancia verdadera para los seres humanos. “Es algo tan simple como preparar agua caliente, hacer un buen té y compartirlo con amigos. Con un sorbo de té se puede lograr la paz”.  Pero como en todo lo simple, es justamente allí donde radica su complejidad y es por eso que la sensei recuerda: “En Occidente se le llama ceremonia pero en realidad se trata de un camino y cuando en Argentina me preguntan cuánto tiempo lleva aprenderlo yo les respondo que nos lleva toda la vida”.

El evento contó con una demostración sobre esta tradicional Ceremonia del Té. Familiares de la homenajeada, alumnos, periodistas, seguidores de la cultura japonesa, sommeliers de té y profesionales de la gastronomía fueron observadores de lujo de este momento que, además, supo tener al Embajador del Japón y a Gustavo Mozzi, Director del Centro Cultural, como invitados especiales.